Una cabeza esculpida

Una cara pintada

¿Será humana?

¿Será animal?

¿O quizás vegetal?

Hecha de raíces o de hojas secas

¿Será mineral?

Directamente esculpida en la masa de una piedra

O de arcilla con un alto contenido en metales

O solo está hecha de gomaespuma o de trapos…

Es o representa a un ser querido un antepasado o un espíritu tutelar Pero podría ser una figura votiva una máscara o una muñeca

Lo que la identifica como marioneta

Es la animación:

Llevamos una máscara o una muñeca

Agitamos un fantoche

Una marioneta…

Puede pues ser también un bastón un paraguas una mano o un pie Siempre que se pueda animar

dar la ilusión que tiene una vida autónoma

que ella tiene o es una personalidad con un carácter un proyecto, un objetivo o un destino,

una vida que lleva como todas las criaturas, una vida ligada a su animador, su Creador:

una vida dialéctica, a veces patética más frecuentemente cómica y fantástica…

No podemos interrogarnos sobre la Marioneta sin preguntarnos sobre la creación en general y la creación de la Vida en particular,

sobre todo, tratándose de la creación de seres vivos y al parecer autónomos,

pero cuya dependencia o interdependencia va, a veces, más allá de la simple Animación para convertirse en pura Manipulación…

No podemos interrogarnos sobre el Creador y sobre esta especie de burla

que entraña estas obsesivas preguntas

sin que se nos imponga otra burla:

la de la mirada de un niño en nosotros mismos y en cada uno de nuestros espectadores.

Ya que es ella la que nos ayuda a escapar de la desesperación y la impotencia

frente al incesante incremento de la intolerancia y la violencia.

Es absolutamente necesaria esa mirada de niño para creer en estas figurillas animadas,

en estos Ndjundju o estos Kakamu en estos “Sogos Ba y los Sogos Denw” a veces tan finos y atractivos,

a menudo tan extraños y horrorosos

que aterrorizan y fascinan a su vez a quien importan

pero que cautivan completamente

toda nuestra atención y nuestra disponibilidad, al creer en la magia y en todas sus posibilidades, de cambiar el mundo y sus costumbres. Aceptamos las marionetas,

las escuchamos contar sin hablar, admiramos sus caras y sus bocas

tan maravillosamente imitadas y representadas.

Nuestros Guignoles sociales: políticos, religiosos, hombres y mujeres

dichos de poder o de negocios

todos mayoritariamente mafiosos y tan terriblemente perversos

Nos emocionamos con las lágrimas de ver las marionetas revelar todo sin que las censuren o las bombardeen

aquí también en África,

son, se hacen “Los bufones del Rey”

tienen un poder propio, tienen poder ser, un poder de ser Tienen un don, un patrimonio

Son una experiencia

De generación en generación

Son iniciación

Antes de ser Lúdicas

Son artes de épocas épicas

Donde la palabra que ahora está demasiado vigilada

Necesita de escudos

Para proteger a “las viudas y los huérfanos” Estos impulsos de los inventores y de los creadores… Aseguran la libertad de aspirar

A universos todavía por explorar

Donde las técnicas de fabricación Y sobre todo las de animación entran en competición

En el mercado mundial de la manipulación

(tanto genética como tecnológica) Y arrancan su cuota de mercado

Y también una plaza honorable y honorífica

A la medida de sus propios méritos las marionetas de África vienen a la plaza pública

a revelar su historia atípica

hecha de bellezas y misterios de sueños y maravillas,

a legar la eternidad de la infancia pura.

En el imaginario de la humanidad

y, en esta celebración mundial de la marioneta de 2018 estoy muy orgullosa y me alegro de haber sido elegida

para transmitir este mensaje de la Unión Internacional de la Marioneta, a favor de esta forma artística de la que todavía queda por descubrir toda la riqueza de este patrimonio humano

para mejor consciencia de la humanidad. Ruego a los que me han confiado esta noble misión reciban mi reconocimiento y mi respeto

Werewere-Liking Gnepo

Werewere-Liking Gnepo, nacida Eddy-Njock el 1 de mayo de 1950 en Bondé Camerún, vive en Costa de Marfil desde 1978. Esta artista marfileña-camerunesa pluridisciplinar es autora de unas treinta publicaciones, yendo de la novela al teatro, pasando por los cuentos, ensayos, libros de arte y poesías… Pintora desde 1968 con varias exposiciones alrededor del mundo. Dramaturga, titiritera innovadora y escenógrafa de grandes espectáculos de teatro total, de óperas africanas varias de las cuales hicieron giras mundiales, actriz de teatro y de cine, cantante de rap…

Investigadora de técnicas pedagógicas tradicionales en la universidad de Abijan (ILENA) de 1969 a 1985, participó en la revolución del teatro ritual y funda el grupo artístico Ki-Yi Mbock. Pone a punto un sistema particular de formación inspirada en las iniciaciones africanas en el cual desempeña, entre otros, las funciones de ‘Estrella Polar’. Lo cual le permite acompañar a cientos de jóvenes en dificultad para integrarse de nuevo en la sociedad como leader, lo cual le hace acreedora del Premio de ‘Héroe de la Ciudad’ del Príncipe Clauss de Holanda en el año 2000. Crea la fundación Panafricana Ki-Yi para la Formación de la Juventud en la Creación y el Desarrollo de la Cultura en el año 2001, con la cual continúa trabajando. Ganadora de varios premios como: el Arletty de Francia, René Praïle de Bélgica, Fonlon Nichols de la Universidad de Alberta en Canadá, Caballero de las Artes y las Letras Francesas, Comendador de la Orden Nacional del Mérito de Costa de Marfil, Miembro del Consejo Superior de la Francofonía de 1997 a 2003, Premio Noma 2005 y ganadora del Book of the Year 2007 por su novela la Memoria Amputada, entre otras, es actualmente miembro permanente de la Academia de las Ciencias, las Artes y las Culturas de África y de la Diáspora Africana en la Costa de Marfil.